La comunicación entre animales

La comunicación entre animales

Se denomina zoosemiótica a la comunicación celular, biológica y animal, al intercambio de señales que se da entre los animales, de cualquier especie. La ciencia que estudia estos fenómenos se llama zoosemiótica y tiene como objetivo estudiar los métodos que usan los animales para comunicarse entre sí. Los animales tienen diferentes sistemas de emitir mensajes, utilizan su sensibilidad y sus sentidos de olfato, vista, tacto, oído y gusto para emitir y recibir mensajes. Los animals perciben claramente el olor de las personas conocidas e incluso intuyen el peligro cuando está cerca, además de ser los primeros en huir cuando se acerca una catástrofe natural. La comunicación entre los humanos y animales de otras especies también es muy frecuente, cuando se establece una relación entre ambos, como ocurre entre el perro y su dueño. La zoosemiótica propone que todos los animales son sociables y que cada especie tiene sus propios medios de comunicación y se manifiestan a través de ella, bien sea para expresar su humor, el celo, la alegría o cualquier sentimiento. 

Una de las funciones importante es reunir los sexos para la reproducción. El cortejo suele incluir rituales complejos, en los cuales uno o ambos participantes adoptan posturas con el objeto de llamarse. Gracias a estos comportamientos, los participantes aprenden a reconocerse y a evaluar la conveniencia de aparearse con el otro, buscando así la pareja más apta para la reproducción. Otra función es el motivo de distanciarse de otros animales, como una forma de establecer límites territoriales y posiciones dentro de una jerarquía. Las jerarquías son . determinadas mediante la agresión y la sumisión. En una manada de lobos indican su sometimiento agachando el lomo, poniendo las orejas hacia atrás y colocando el rabo entre las patas, siendo esto claramente zoosemiótica.

En la defensa contra el ataque de rivales o depredadores, muchas veces intervienen señales intensas o repentinas. Los mamíferos suelen emitir rugidos o gritos fuertes o graves cuando se sienten amenazados. Los conejos y los ciervos hacen señales con el rabo con el objeto de advertir a los demás de algún peligro inminente. Un individuo de un grupo que ha encontrado una fuente de alimento suele transmitir esa información al resto de sus compañeros. Es el caso de las abejas y las ratas.

Las señales que emiten pueden ser de varios tipos. Por un lado están las químicas, que dependen del sentido del olfato y el gusto, como puede ser la saliva o las feromonas. Las señales acústicas pueden variar enormemente y tienen funciones muy diversas, como avisar de un depredador o en el tema de la reproducción. También puede haber señales visuales y vibraciones entre las especies, como es el caso de las abejas.