Appaloosa: el caballo de América

Appaloosa: el caballo de América

La raza Appaloosa data de hace 20,000 años, es decir de la época del hombre de Cron-Magnon. Estos caballos llegaron a Norteamérica cabalgados por conquistadores españoles, para más tarde llegar a manos de los indios Nez Percé, los cuales son considerados los primeros en hacer una crianza selectiva de estos animales. El nombre proviene del río Palouse, vecino a las tribus indias.

La invasión de las tierras indias por parte del ejército de los Estados Unidos, exterminó a la mayoría de caballos Appaloosa y a sus criadores, la tribu de los Nez Percé. Estos criadores amaestraron a sus animales para ser dóciles y útiles en sus labores cotidianas. Los trataban con cariño y de ahí el carácter tan sensible y receptivo.

Cuando derrotaron a los indios en Montana, los caballos de guerra que sobrevivieron, fueron abandonados o cedidos a soldados y colonos. Hasta 1938, no surgió el interés por conservar la raza, cuando se creó el Club del Caballo Appaloosa para la preservación y mejora del disminuido caballo manchado.

Las manchas del caballo no se sabe a qué grupo genético pertenecen, ya que a lo largo de los años han ido desapareciendo. 

La morfología del caballo Appaloosa es de cuello ancho y grueso, grupa redondeada y musculosa, y extremidades huesuda y delgadas, pero muy fuertes. 

La talla de este animal oscila entre 145 y 155 cm, y otras características distintivas son las siguientes:

La morfología del caballo Appaloosa es de cuello ancho y grueso, grupa redondeada y musculosa, y extremidades huesuda y delgadas, pero muy fuertes. 

La talla de este animal oscila entre 145 y 155 cm, y otras características distintivas son las siguientes:

Piel moteada: Tienen unas partes de piel pecosa, formadas por manchas oscuras sobre la piel rosada. Este el indicador más importante para el reconocimiento de esta raza, ya que es la única raza que posee esta característica. Se localiza alrededor de los ojos, en el hocico y en el área genital. No  debemos confundir la falta de pigmentación de algunos caballos, con la piel moteada del Appaloosa.

Esclerótica ocular: La esclerótica es la capa de tejido conectivo duro, blanco y fibroso que recubre la mayor parte del ojo. La esclerótica blanca es visible en todo momento en el caballo Appaloosa.

Cascos rayados: Muchos Appaloosa poseen en sus cascos unas rayas verticales claras y oscuras bien definidas. Debemos saber distinguir de lesiones en la corona del animal

Su cola y crines son cortas, estrechas y bastante escasas. La capa puede ser de seis tipos diferentes:

A gota: El pelaje es de fondo blanco y sobre este aparecen manchas ocsuras por todo el cuerpo del animal.

Copo de nieve: Es el pelaje a gota pero a la inversa; el fondo es oscuro y sobre este aparecen manchas blancas.

Jaspeado: Tiene la parte anterior de fondo oscuro con las manchas blancas y de otros colores, y la parte de detrás, clara con manchas oscuras.

Leopardo: Posee manchas ovaladas en toda la capa, sobre un fondo claro.

Lomo manchado: Este tipo se piensa que es la capa original, y consiste en tener la grupa y riñones de color claro, con manchas oscuras.

Lomo claro y crines oscuras: grupa y riñones claros sobre fondo un pelaje de fondo oscuro.

Criadores de caballos Appaloosa: